Pedagogía de los Medios de Comunicación

Censurar, o no censurar...



Con el debate servido acerca de la programación que ofertan los diferentes canales de televisión, se plantea una cuestión, polémica por naturaleza, sobre la necesidad de censurar cierto tipo de programas, ya sea porque no aportan nada especial, porque invadan la intimidad de las personas, o porque ponen como modelos sociales personas detestables.
Bajo mi punto de vista los programas de prensa rosa no deberían salir por televisión ya que no aportan nada importante a nuestras vidas, a la par que las vidas de esas personas que aparecen no me producen ningún interés. En su lugar ofrecería programas culturales, deportivos o documentales periodísticos decentes, que traten temas de actualidad y ofrezcan una visión amplia e imparcial. También hay que tener en cuenta el horario de estos programas de prensa rosa, o telerrealidad que aparecen en horarios de audiencia elevada en la cual puede haber audiencia infantil, como es el caso de el horario de tarde y de sobremesa. Esos horarios podrían estar destinados en algunas cadenas a hacer programas infantiles, no exclusivamente dibujos en los que el niño se deje poseer por la televisión, sino programas que aporten de modo lúdico y entretenido valores y contenidos a los niños y niñas.
Evidentemente existe otra cara de la moneda, y es toda la audiencia que si que mira todos estos programas acerca de los cuales debatimos. Es una cantidad de audiencia considerable, a la que la censura les parece algo del siglo pasado y de otros tiempos puesto que se supone que existe una libertad informativa, y prácticamente cualquier cosa se considera noticia hoy en día.
El problema es que realizar un cambio hacia bien es dificil ya que implica un cambio en el modo de ver por parte de las cadenas la propia televisión. La realidad actual es que es un medio que tiene mucho poder y ejerce una gran influencia sobre la población. Las cadenas televisivas, como empresas que son, lo que buscan es ganar el máximo dinero posible, y para ello se saltan toda la parte moral y correcta, y utilizan los medios que haga falta para ganar la audiencia. Lo correcto sería que dejaran de competir tanto y utilizasen el medio para ofrecer a la audiencia programas con contenidos culturales, educativos, de entretenimiento, pero no del barato...
Es pues un paso difícil y a mi parecer aun no se va a dar...
Señoras y señores, el debate esta servido.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: